calixtoelpoeta

EL PANADERO ALEGRE

Antes de que el fulgor de la mañana

vierta su luz por la ventana;

ya el panadero se levanta,

para comenzar de nuevo la jornada.  

 

Sabe que entre sus manos,

está la magia del sabor;

cernir y cernir hasta que la masa

adquiere su mejor color.  

 

Vive contento por su gran labor,

al sacar del horno la pera y el roscón;

y transformando aquellos bultos de harina,

logra alcanzar la meta de producción.  

 

¡Todos a la tienda!... Que ya hay pan

para compartir en la mesa;

y la tentación al paladar no da espera,

cuando el apetito se manifiesta.  

 

 

José Alberto Laiton C.

Copyright © 2012



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.