samsamsa

deconstrucción

La apacible noche

Menguo el dolor

Aplacó a la fiera

Y sometio al hombre.

 

El corazon desacelero su andar...

Cada vez mas lento

Cada vez mas tranquilo.

No se oian ruidos

Ni el latido corazón

Ni su jadeante respiración. 

 

Cayó en un letargo presa de morfeo

Quien lo hizo suyo.

 

Su alma estaba contrariada

Y su razón delirante

No le quedo mas que entregarse al abominable infujo del ensueño. 

 

Vio su cuerpo pálido y frio sobre la cama,

Vio sus mejillas lívidas y sus labios partidos

Como los casquetes polares en verano.

 

Sucumbió presa de la desesperación, 

Pues no era dueño de si mismo. 

Se vio fraccionado en miles de espejos

-a manera de fractal se vio en el fondo, del fondo, del fondo del cristal-

Emanaba sangre de su piel nieve

Una marea roja se deslizaba sobre sus pies. 

 

Se arrancó la piel 

Se desvistio de su carne

Se desligo de los huesos pálidos y amarillentos

Rompio sus musculos y sus tendones

Halo sus órganos

Y cuando tuvo su corazón en la mano, aun en un leve movimiento, lo apreto firmemente hasta desangrarlo,

Salio negro ese líquido que le bañaba las entrañas, 

Quizá por la putrefacción, quiza por la rabia.

Se deshizo de cualquier manifestación corporea de si mismo.

 

Quedó solo, 

solo su alma traslucida como una sombra en el espejo. 

 

Ya no era el hijo pródigo de la carne

Ni del mecanisismo,

No respondía a estimulos,

Era pues un alma que vagaba en las eternidades.

 

El tiempo se le hizo infame y desdeñoso,

Ya no se recordaba

Su cuerpo livido de manos grandes

Famelica estructura y ojos cafés. 

 

Ya no sentia nada

Ni pudor, ni dolor, ni lagrimas

Ni estremecimiento, ni vacuidad

Ni banalismo, ni putrefacción

Ni ignominia, ni vergüenza. 

 

Le parecio una eternidad su corta vida 

No era consiente del tiempo, 

Se habia perdido en instantes del pasado

Su carcel era la reminesecia

Su condena la memoria.

 

Todo pasada, todo corría 

y el seguia inmovil en el mismo espejo

Del mismo recuerdo,

Del mismo corazón, 

Del mismo beso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.