PETALOS DE NOCHE

La reacción de un beso- el primer beso, el último beso* Origami verbal*


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]



...cremando el fuego de mi instinto sanguíneo

                           se ha dejado quemar la carne
       de entre la fricción de un anhelo pasajero
              en las cenizas derramadas de ayer'es...-


...vicisitudes han cambiado a contra reloj
                                                    el pulso muerto
 fuera los esquizofrénicos resortes de las entrañas
         los engranes masticando los pequeños vacíos
entre los dientes perforando el chillido de las ratas* 


... he cambiado un poco   -solamente un poco-

                                        deletreando las mismas palabras
"te conté un sueño borroso en las aguas del narciso marchito"

hasta que el tiempo nos dejo volar los mismos abismos
                                                             de la imaginación...,

quebrado el dolor, quebrada la angustia, quebrado el reloj
n o s   h a n   a b i e r t o   e l   p e c h o
                                                  y dentro el humo
             sacudió la mirada frágil del cielo,

      el alma quebró el reflejo a la melancolía,
no hay lágrimas,
solamente el óxido
                  cae
perforando la garganta metálica

        de un pilar fundido en las ruinas
que una vez ven quebrar el espejo a través de los ojos
acotados en la densa oscuridad a punto de ebullición con la euforia...,

carcomer los últimos segundos, secretamente contar una vez más los latidos
                perseguidos por esas luciérnagas condimentadas de más estrellas
    que caen
en mi pecho,
cercenando mi anarquía en esa política que en primavera te llamas vida
y en Abril se abren tus alas para dibujar la muerte sobre las filas espesas en mi retina,
a llantos
la sangre,

alarido de las costumbres de mirar el sol consumiéndose por su propio poder
y mañana fallecer como fallecen todos los poderes,
esa política poca y toda que siempre me lleva a ti,
perseguirte hasta hacerte diminuta, enloquecerte todos los pliegues de tu piel,
y doblarte hasta torcerte ese músculo fundido en la ecuación del amor,

no hay pedazo de tierra que se lleve tus pies
hasta devorar todas las huellas que el viento no ha consumido,
he de perseguirte hasta borrar toda escritura de tu vida, y volverla a escribir,
entre las páginas pálidas de mi piel, donde te esperan las consonantes tímidas del mar,
 
y esos astros que mancharan de ecos acústicos la destrucción pictórica de la retórica que aún no te clava el asesinato de la luna de entre tu boca fresca, salpicando las mariposas, embutidas en el deseo de los cuervos sentenciando el luto de anclarte los ojos en la ribera de tus pestañas,    

                                                                                                                      así es la muerte, tranquila, tenue,
                                                                                                                                 como el viaje de los pétalos
                                                                                                            cruzando el cementerio de los sueños,
así es la vida,
imperfecta y mágica
como la muerte del tiempo
entrelazándose el punto final en el ciclo de un beso escrito con el viento
                                                                                                  y borrado con la sangre...
-la cremación de un verbo- oscuro y color cobre, a fuego lento por dos horas-



-sería al revés, lo sé- lo sé, y me muerdo el vacío, adolorido,
muerdo el silencio, grita la subconsciencia- es al revés, lo sé-



Pretérita confusión es densenredar el misterio de tus dones en mi mejilla
Aún cuando la conjugación no sé hace presente en el primitivo verbo de mis labios- 



 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.