CARLOS ALBERTO BADARACCO

UN ESCENARIO FORTUITO


(HOMENAJE A ALFREDO ALCÓN)

De repente soñé
cómo se cerraban las puertas 
y el intelecto moría.
Entre palabras que el saber pronunciaba
soñé al gran trovador
que en aquel escenario decía:
(“¡Y el toro solo corazón arriba! 
a las cinco de la tarde. 
Cuando el sudor de nieve fue llegando 
a las cinco de la tarde”(…)
y a las cinco de la tarde
fue entregando su alma,
en aquel escenario fortuito
que le había consignado la vida.
Y al cerrarse las puertas
también los colores se disiparon,
fueron los matices del alma
que entre luces y estampas
se lanzaron al viento
como luciérnagas encantadas. 

CARLOS A. BADARACCO
11/4/14
(DERECHOS RESERVADOS)
 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.