josemiguel

Ay Dios

 Si yo pudiera tener, cien mujeres a mi lado,
no se qué sería de mi o si estuviera enterrado;
pues las mujeres me gustan, más que el pan con mantequilla,
pero tienen un defecto y es que aflojan la rodillas.

Tal vez yo podría tenerlas, pero tan sólo mirarlas,
y con mucha humildad poder darles un saludo;
porque en eso no me engaño, y estoy por siempre seguro;
que no hay hombre que resista, con cien mujeres desnudo.

Imaginemos que ellas, de diferentes culturas,
quisieran tener amor y hacer mil travesuras;
unas hablando chino, otras en japonés,
válgame y diga usted, si para eso hay cintura.

…ayyy Dios, perdona mi pensamiento,
pues muy loco de contento, viviera si las tuviera;
pero ya en una nevera, estaría hace tiempo,
y morir como Mojica, que bueno sería eso.

Excúsame Señor y no, no me quieras complacer,
si teniendo una mujer, es y caigo de rodillas;
esto es cual pesadilla, que durmiendo he tenido,
déjame sentir que sueño, y mantenme protegido.

 

Copyright "©" Derechos Reservados 2014
José Miguel (chemiguel) Pérez Amézquita




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.