Un Rincon Infantil

Un grillo en la cocina (Parte II)

 

Por estar en la cocina
de mala manera
un grillo termina
sin sus dos antenas.


Del grillo me conmueve
su cruel situación;
sin antena no puede
ver televisión.


Si va por las buenas
y mejora conducta
le daré unas antenas
que no uso nunca.


Hagamos un trato
venga señor grillo,
no rompa más platos
tazas ni pocillos.


Seré diligente
tendré sensatez
para que el aceite
no lo queme otra vez.


Viva tranquilo
reparta algarabía
disfrute complacido
las antenas mías.

 


Autor Alejandro J. Díaz Valero
Derechos Registrados
Bajo el Nro. 55620414
Maracaibo, Venezuela

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    Qué tierno eres amigo, prestarle tus antenas es muy altruista de tu parte. Siendo tan considerado con el grillito, él se portará muy bien, ya verás. Un abrazo de amistad. Bea.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.