mimoeternoenamorado

Poema... para poemario, traduccion oficial de Ama.., (lluvia) Premio nacional de poesía guaraní 2011)

Lluvia

Al oscurecer me puse a escuchar,

Percibí un horizonte de perros ladrar…

El silbido del viento al pasar,  

Y las ramas a su paso inclinar

 

Los grillos cantaban sin cesar…

A la inquietud misma del reino animal

El cielo,  ¡parecía se iba a quebrar!

Y entre las nubes,  vi el relampaguear

 

Mi alma sintió un nuevo miedo

Lentamente me asomé a mirar

Buscando en los oscuro algo…

En silencio,  escuché mi propio respirar

 

Enseguida escuché

El baño del suelo

¡Llovía sin parar!

Y el cielo hacía un ruido infernal

 

A lo lejos se hizo escuchar

El zorro en su triste aullar

El dueto perfecto hacía sin par

Acompañado por el mboijagua

 

 

Entonces…,  las aves,

 Parecieron despertar,

Y en la tristeza de sus cantos,

¡El cielo intentaron quebrar!

 

Los truenos se entrecruzan a lo lejos

Aquí estoy yo,

Y mi alma llora,

Llora buscando su presencia

 

A lo lejos canta un ser sin forma,

Llora su tristeza sin final…

Entre  escalofríos, el sueño no llega

El descanso se aleja de mí,  sin regresar

 

Escucho a los ríos, en su desbordar

Llevando todo cuanto encuentran

 a su salvaje pasar

El silente miedo se apodera de mí ser

¡Y el mundo entero llora un triste padecer!

 

Escucho la lluvia lentamente caer

Solo, con mi triste soledad…

Mi alma te busca y mi ser te inventa

Y la lluvia canta a mí triste realidad

 

 

Siento en mi piel cada gota de lluvia

Que el viento lleva en su pasar

Como cristales que caen y que cortan

Mi alma de poeta, ¡inspiración fatal!

 

Y surge en mí un amor sin par,

En  la tristeza, te empiezo a extrañar

¿Dónde estás y que haces sin mi?

La noche ha llegado y tú no estás aquí

 

Mí mirada loca de aquí para allá…

La tristeza me envuelve,

La casa vacía, llora tu ausencia

Al igual que yo y mi gran pesar

 

Mientras  el baúl de mi vida

Se ha llenado  de historias

Historias de risa y felicidad

A veces  tristeza, otras tantas…soledad

 

No puedo dormir, solo quiero pensar

Y sigue  afuera la tormenta

Mientras en mi interior

Se ve también venir un huracán

 

Y los que un día jardines de rosas

Limpias y puras nuestras historias

Poco a poco invernales se tornan

Y quedan marchitas…

Aquellas flores de pasada felicidad

 

Y sigo aquí

Buscando donde nos equivocamos

Aquí, entre la añoranza y tristeza

Hago pasar mi infelicidad

 

Sobre nuestra casa

Cae la lluvia sin cesar

Y yo siento lentamente,

Que la añoranza, me empieza a matar

 

Y mi vida se destroza en pedacitos

Ahora que tú ya no estás aquí

¡Siento en esta noche de lluvia!

A la muerte,  venir por mí

 

En sus manos carcomidas

Un cuchillo sin filo

Para matarme sin más

Lentamente, me desangrará

 

La fiebre se apodera de mí ser

En mi delirar pregunto por ti

¿Dónde estás?

¡Te necesito aquí!

 

Si tus manos me tocan

Todo mal se alejara

Y si tus labios me besan

Mi alma a mi cuerpo volverá

 

La cama siente el frio de tu ausencia

Ven  conmigo… Ven aquí

Mi ser solicita tu presencia…

Pues la noche es eterna si ti

 

 

Aquí estoy, con mi culpa y mi soledad

Y no es martes, ni es octubre

Ni lunes otoñal, pero como si lo fuese

Te empiezo yo a buscar

 

Los mantos que me cubren

No cubren mi febril ansiedad

Aquí llueve y yo te extraño

Y tú simplemente no vendrás

 

Como mariposa traviesa

Tu voz parece llegar

A acariciar mi cerebro

Y mi tristeza llevar

 

Y al morir esta noche infinita

Llevare un rizo de tu pelo

Para que me acompañe siempre

A donde vaya a parar

 

Siento el viento en su baile tosco

Y ahí cerca el agua pasar

Y entre  ellos, sollozando

Dejo unas lágrimas escapar

 

Llueve lentamente

Las gotas caen y se esparcen

Penetran el suelo... se van

¿Dónde?, no lo sé

¿Será acaso que te han ido a buscar?

 

Mientras afuera el mundo continúa

Mientras las horas siniestras

Sobrepasan mi tiempo en la locura

Débil, torpe, ciega…

Mi vida se encuentra

 

Y siento frio, aun en el calor

Un frio polar, por mi febril tempestad

Y entre la locura de mi pensamiento

En esta noche de lluvia siento que muero

 

El tiempo lleva a su paso

Todo lo que en mi alma quedaba

Esos recuerdos que juntos vivimos

Tristeza disimulada de felicidad

 

Así, la oscuridad

Secuestra al mundo

Y siento mi alma

Romperse como cristal

 

Y me pregunto

¿Qué hago aquí sin ti?

¿Qué pretendo con esta actitud?

Dando al mundo sin pensar

Mis besos y mi integridad

 

Por orgullo no te fui a buscar

Por tonto no te quise llorar

Y quede aquí, con mi soledad

Donde un día me enseñaste a amar

 

 

 

Y yo, te sigo buscando

Entre la calma inmensa

En aquellas tardes quietas

En aquella oscura puerta

 

Entre las caricias muertas

Sigo guardándole mis versos

Sigo guardándole cada uno de mis besos

Sigo aguardando su regreso

 

 

 

 

 

El pasado va nublándose

Lentamente en mi cerebro

 

El presente va muriendo

A cada paso de mi cuerpo

El futuro va perdiendo

Día a día sus misterios

 

Los minutos van muriendo

En su guerra contra el mundo

Y las horas se convierten

En no más que vagabundos

 

Que se alejan por el mundo

Sin saber de su destino

Y en la locura de un segundo

Mueren, lejos, perdidos

 

Y mi pluma se desliza

En estas hojas errabundo

Porque mi alma se ha vendido

A la tristeza en un segundo

 

Mis ilusiones van vagando

Guiadas por la nostalgia

Y mis versos se van tornando

En simple verborragia

Los rayos se entrecruzan en el cielo

E iluminan la tierra unos momentos

Caricias que no fueron en mi vida

Vienen a despertar viejos sentimientos

 

Ramas que rechinan y que chiflan

Rompiendo en sus chirridos el silencio

Neuronas que invaden mi cerebro

Y me dan, sutil conocimiento

 

Caudales de agua entre las rocas

Buscando su camino hacia lo incierto

Tornados de hormonas en mi cuerpo

Buscando un sendero hacia el cielo

 

Pedazos de cristal entrecortado

Que chocan con la tierra entre los cerros

Maldades que se ensañan en mi alma

Y convierten mi vida en un infierno

 

Y entre todo eso,

Las plantas que renacen, ¡milagro de la vida!

Verdades que se ocultan

Y se transforman en mentiras

 

Minutos que no pasan

Se detienen en el tiempo

Lecturas que me agotan

Y un mortal aburrimiento

 

Bolígrafos que se deslizan

Sobre estas hojas vanas

Silencios que me aturden

Por su estridencia macabra

 

Secretos que se cuentan

Y debieran de guardarse

Verdades que se ocultan

Y deberían contarse

 

Canciones naturales

Con acordes de chirridos

Y notas elevadas

De un silencio infinito

 

Bocas que dicen mucho

Pero jamás dicen nada

Ojos que dicen todo

Sin pronunciar palabras

 

Amores que se juran

Con simples frases vanas

Promesas que no se cumplen

Porque no nacen del alma

 

Inercia manipulada

De un movimiento quieto

Palabras tergiversadas

Para entender un “te quiero”

 

Y entre todo aquello…

 

Siento que muero lento…

 

Entre tanta tristeza

Siento mi alma inquieta

Y en mis huesos,

Ocultándose lentamente

La envidia hirviente

 

¿Será acaso el diablo,

quién esta noche me ha citado?

Buscando engañarme…

Y en mis oídos cantando

La dulce melodía del pecado

 

La serpiente me observa

Con sus ojos brillantes

Por la ranura de la pared

De sus labios fluye,

La maldad del mundo como dulce miel

 

Por favor ven

Solo tú me puedes liberar

Y como las aves, juntos volar

 

Romper las cadenas

Y huir a tu lado

Donde nadie nos alcance

Por la eternidad

 

Podrá ser

Que Dios me haya olvidado

Que aquellas oraciones de mi niñez

De mis labios de fluir hayan dejado

 

Puede también que como bestia

Mis ojos brillen y mi alma enloquezca

Mi piel suda, sudor de maldad

Y en mi sangre empiezo a pagar

Los pecados que cometí en mi andar

 

Y aún así

Pido a dios…

Que no me olvide...

Y en mi agonía,  te pido a ti

Que vuelvas junto  a mí

 

 

 

En esta noche de lluvia…

Si he de morir, 

¡Moriré por tu amor!

E iré al infierno a sufrir…

Por mí, por los dos

En paz sufriré, no lo dudes

¡Si tu ángel mío  eres feliz!

 

Allá a lo lejos

Donde el sol suele ocultarse

Veo el relampagueo de la tempestad

Y escucho a los rayos en su tronar

 

Los animales inquietos

Llenan el ambiente de ansiedad

Y el miedo se convierte en dueño

De esta noche de soledad

 

El viento se ha llevado

Y ha tragado mi valentía

Yo solo en esta agonía,

En compañía de la ironía

 

Quisiera huir lejos

Pero la lluvia me detiene

Cierro los ojos, escucho

El mundo ruge, las nubes cubren

A la luna que brilla en la inmensidad

 

 

Mañana quizá

Todo haya terminado

Y no pararé

Hasta que te haya encontrado

 

Si aquel del cielo existe

Me dará un amanecer más

Todo logra el que persiste

Y yo… ¡lo juro! Te he de encontrar

 

Te besare en los labios

Y con tus manos en las mías

Y mis ojos mirando los tuyos

Te diré lo que siento vida mía

 

Que de mi boca fluyan las palabras

Y mis lágrimas entonces, pararán

Y empieza la lluvia a caer

Escucho a lo lejos el tronar

En mucho tiempo vuelve  a llover

Se refrescaran de nuevo los animales…

¡La tierra revivirá!…

 

Lo cierto, es que tu no estas

La ironía,  que mi alma… ¡parece que te quiere inventar!

La realidad, que la lluvia, ahí afuera está

Y lo que parece mentira, que yo, en nuestra casa…

Solo me dedico a escuchar…

 

Y entre todo…

 

 La lluvia sigue cayendo, como siempre

El hombre sigue pecando, por rebelde

Y yo sigo escribiendo, pobre idiota

Mientras por el tejado, siguen cayendo las gotas.

Comentarios1

  • Maria Hodunok.

    Muy bueno, poeta, con metáforas intensas, entre la lluvia y la vida, me encantó leerte.
    Y es un placer conocerte, te leí por tu nombre guaraní.
    BELLEZA TOTAL.
    CARIÑITOS ARGENTINOS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.