Eligio Barriga

Dulce espera

Tras el cristal del viento

en el horizonte infinito

se abre una luz sin igual

te veo llegar sonriente

como siempre solías hacer

por volverte a mirar a los ojos

mi alma palpita latidos de amor

mientras mi corazón se calla

para escucharte susurrar

la dulce melodía

que jamás olvidaré



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.