Onelia Lor. Kaede

Mi suicidio

Una habitación en la mediana oscuridad.

Dentro, una silla que el azar labró y cuya función de silla seguirá en otra habitación paralela.

Sobre la silla un hombre que fue poeta y religioso del ensueño.

En sus manos unas hojas de versos apenas legibles, donde fondean vestigios de Whitman y M. Flores.

En uno de los versos se lee el vocablo que nombra secretamente a una dama.

Como una Numancia o un muro simbólico la silla cae con el peso del universo,

mientras una soga en la garganta le impide al hombre decir algo valioso.

Comentarios2

  • jaquemate

    Parece la introducción a alguna escenea de una obra de teatro, con detalles de tristeza. Me gustó.

    Un gran saludo.

    • Onelia Lor. Kaede

      Gracias por el comentario, saludos.

    • Mary Cullen

      Algo interesante me dejo pensando.. ♥
      Un besoo
      MAry :)

      • Onelia Lor. Kaede

        Gracias por compartir tu opinión sobre mi texto. Significa mucho para mí viniendo de una escritora como tú. Saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.