Maury Zambrano

Amigo

¿Qué se esconde en tu mirada?

Ya no me dices nada.

Un silencio se acapara

entre nosotros dos.


He querido deshacer el miedo,

ese que se esconde

entre tu YO interno.

No se puede algo pasa ahí dentro.


He querido conquistar de nuevo

todo aquello que esfumó el viento.

Tal parece nada es eterno.

 

¡Cuán grande es la roca puesta!

Me impide el paso hacia tu boca,

amigo.

No hay libertad me siento presa,

porque ya no eres mío.


En vano aguardo una señal ausente,

Me quedo atada entre tanta gente

recordando lo que me dijiste un día:

que eras mi compañía.

 

Y que te quedarías

aquí eternamente

Y si te alejabas

volverías nuevamente

Pues me querrás por siempre.


Pero te perdiste en el camino a casa.

Las palabras salen sin sentido.

No hay remedio

no es nuestro destino.


No hay motivo para tanto olvido.

Haz herido todo este cariño.

Se borraron los recuerdos de tu mente,

Te quedaste sin nada

en este tu presente.


Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.