ALICIA SANTI

EL ÚLTIMO VIAJE

 

Amo la vida, y como muchos…le temo a la muerte.

Será porque todavía no estoy preparada para ese momento estelar…

único e irrepetible;  paradójicamente igual que nacer.

 

Nacer tiene el virtuosismo de la esperanza del mañana,

de un futuro incierto pero futuro al fin,

y por ende, perfectible.

 

Morir en cambio

para el corazón humano desapegado de creencias religiosas,

tiene el fatalismo de la incertidumbre,

el desafío del no saber,

el miedo del ya no ser.

 

La vida y la muerte lejos de ser antípodas,

es la pareja más perfecta que existe:

no puedes morir si no estás vivo,

y si estás vivo, tarde o temprano, vas a morir.

 

Y aunque a veces, porque lo llevamos incorporado,

le cargamos al tema un alto grado de dramatismo y angustia;

espero, como todo el mundo,

que Dios nos ayude a prepararnos para ese momento.

 

En mi caso, quiero estar bien despierta y lúcida,

para darme cuenta de ese instante trascendente,

donde seguramente pasarán por mi mente

las imágenes atesoradas y los mejores recuerdos;

esos, que a lo largo de nuestra existencia supimos cosechar.

Y si he sabido cuidar mi huerto,

tendré las flores que sembré a mi lado,

tomándome las manos

y con los ojos húmedos sin llanto, como les enseñé,

porque yo me voy…pero no los dejo.

Les quedan mis palabras, mis consejos, mis poesías, mis silencios,

mis errores y mis aciertos, pues en todo hay una enseñanza.


Pero sobre todo, les queda mi amor...

inmenso, sin fronteras,

y mi sonrisa final,

desde la ventana del micro que me lleva libre,

serena y con poco equipaje a mi último viaje,

esta vez...a las estrellas.

Alicia Santi

08-04-14

 

Comentarios3

  • kavanarudén

    Mi querida amiga.
    Hermoso poema que nos brindas hoy. Existencial, certero, sincero.
    Pienso que tener miedo a la muerte es normal, siempre nos enfrentamos a lo desconocido. Para un creyente, me incluyo yo, hay una certeza: la vida no termina aquí en este mundo, pero nosotros también sentimos miedo, lo que no es bueno es la desesperación, eso no. Hay que tener confianza en Dios.
    El 31 de enero de este año publiqué un poema con el título "muerte", sé que es feo hacerse publicidad, pero si tienes tiempo léelo, es en síntesis lo que pienso de este polémico tema y después ya me dirás tu impresión, libremente.
    Me ha encantado el final de tu poesía: "
    Pero sobre todo, les queda mi amor...
    inmenso, sin fronteras,
    y mi sonrisa final,
    desde la ventana del micro que me lleva libre,
    serena y con poco equipaje a mi último viaje,
    esta vez...a las estrellas".
    Esto es hermoso, creo que es lo más grande, poder morir, pero que se recuerdo por tu amor, tu dedicación, tu sonrisa....
    Que pases un feliz día mi amiga.
    Un abrazo desde la distancia.

    Kavi

    • ALICIA SANTI

      Que lindo que te haya gustado!!!
      lo de "con poco equipaje" tiene doble sentido
      porque por un lado es el hecho de estar ligero, sin pesos;
      por el otro en el caso de mi familia,
      si recuerdan esto el día que no esté, sonreirán,
      porque yo, cuando viajo...me llevo la casa!!!
      besitos!!!

    • Eugenio Sánchez

      Bello y con una tristeza que presagia la partida, camino que todos vamos a recorrer.

      Un abrazo dese Perú

      Eugenio

      • ALICIA SANTI

        Gracias amigo por pasar y por tus palabras.
        La realidad es que la muerte está en el km siguiente
        de nuestra autopista;
        nosotros, día a día, tomamos la colectora,
        y un día no habrá bajada alternativa.
        Un abrazo!!!

      • Cruz (El Oso Del Amor)

        Que bonito...

        Dice la realidad que debemos afrontar... Que manera de plasmarlo tan real.

        Saludos del OSo del Amor

        • ALICIA SANTI

          Gracias Cruz por pasar y por tus palabras.
          Cuando uno llega a determinada edad, la sombra de la muerte comienza a rondar en nuestras cabecitas con mayor frecuencia.
          pero es una realidad que debemos asumir.
          Un abrazo!!!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.