eduesco

DIVINO ALIENTO

En la oscuridad más profunda y la tormenta  descontrolada 

Mi corazón sin vitalidad  tu  rescate anhelaba

Entre la niebla y  la brisa cansada

En  el preciso momento   en que mi alma agonizaba 

Antes de expirar mi muerte y dejar  mi construcción abandonada 

Tu misericordia lleno mi vida y tu luz  resplandeció mi alma quebrantada

O fugas renuedo, divino aliento

Tu grandeza  llena mi alma y vitaliza mi crecimiento

Gracias padre por tu amor  y sacrificio

Hoy mi alma te exalta y agradece tus maravillosos beneficios

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.