PaoloMT95

ODA A MI MUSA

Entre la espada y el escudo.

Entre el adiós y el saludo.

Entre el sueño y lo real.

Entre el extrañarte y el verte.

 

Tú vas paseando

en la magia del día

sin prisa, ni calma

en contra del tiempo.

 

Te posas sin nervios

en la luz de la luna,

mientras la estrella fugaz

te vuelve divina.

 

En lo alto de mí

te haces pequeña

despertando el deseo

de encontrar el amor.

 

Enlazando mi alma

a tu alegre futuro,

escapando del llanto

de la soledad infinita.

 

Entonces camino

por el angosto desierto,

esperando encontrarte

en la alegría de mi ser.

 

Aquella alegría que te mira

creyendo soñar

la suave brisa

que envuelve tu ser.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.