DAMSYD

U T O P Í A

Iba colgándome tu recuerdo. Atravesando pasajes de estreches lumínica donde ya solo observo una silueta tenue de lo que fue, de lo que ya no es.

Tu rostro semejaba la jovialidad de un puberto. No eras entonces como eres hoy y yo no era lo que soy. Éramos lo que esperábamos, lo que deseábamos, y lo que nos soñamos en distintas partes de una misma tierra. Creando puentes etéreos que nos invitaban a cruzar, y nos convencieron, acortando las distancias, borrándolas. Como si sólo tuvierámos que abrir los ojos luego de una noche larga sin descansar.

 

Hoy no sé porque te escribo. Porque las ganas se me mecen aún en ti para escribir.

¿Acaso en la penumbra se esconde una brasa que no termina de arder y se resiste a consumirse? ¿Dónde está esa nube cargada de agua que atraviesa la oscuridad y todo lo apaga? ¿Qué mirada, qué boca, qué caricia no me ha tocado aún en esta utopía?... Y los días se descuelgan del calendario volviéndose semanas, meses y años.


H. S. S.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.