Gustavo Demelier

Un soneto demelierano

Quien me lea pensara, imagino

que a Neruda y a Mistral me parezco,

quizás, algún parentesco

mas nunca un lazo consanguíneo.

 

Que me mueve lo divino,

pues de Dios he hecho algo burlesco,

ser casi caricaturesco

que nada envidia ni al mayor cretino.

 

Ni Parra, ni Lira, ni Huidobro 

ni Bertoni, ni Kavafis, ni de Rokha

ni Rimbaud, ni Mallarmé, ni Baudelaire;

 

para combatir a esos líricos ogros

que sabor amargo dejan en mi boca

me hice un vate, de nombre Gustavo Demelier.

 

Comentarios1

  • Ayelén

    Un gusto pasar
    por tus letras.
    Mi saludo con afecto
    Ayelén.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.