Luis Ezequiel Estrada Royer

ENTRE EL ROSA TERNURA Y EL ROJO PASION capitulo 2

.capítulo 2


Mujeres , incontables veces me detuve a pensar en ellas . si , mujeres esas diosas vivientes que son simplemente cautivantes . muchos dirían que lo que yo siento es algo enfermizo o solo calentura y por lo que veo 99 de cada 100 hombres siente eso aunque en mi caso era distinto de alguna forma era diferente era especial una pasión más transparente algo más puro y romántico que no podía definir con palabras aunque las buscará en un diccionario.

no me había percatado pero el día había avanzado tan rápido que el sol se me había escapado una vez más. Aun así seguí caminando. mi barrio es un lugar tranquilo sin mucho que criticar , muchos menos que envidiar.ya Había oscurecido y el cielo se tiño de gris y empezó a hacer muecas como si fuera a llorar eso me alegro un poco , ansioso me apoye sobre un poste de luz a esperar la lluvia, es una sensación muy peculiar estar a la espera de algo que ya conoces esperando que esta vez algo cambie creo que eso era lo que me motiva a esperarla. el poste de luz ya tenía sus años y no se si es un pensamiento mediocre o egocéntrico pero yo creo que en esta vida todo es pasajero todo tiende a arrumbrarse , como este poste nada perdura para siempre por mucho que queramos evitarlo somos humanos y nos cansamos los unos de los otros somos  tan hipócritas y lo negamos a muerte , ni siquiera el amor es eterno pues al envejecer todo lo bello muere se duerme perdemos el interés. tenemos un historial oscuro y macabro que sigue creciendo aunque unos cuantos limpiaron sus nombres si se puede decir encubriendo pecados diarios con alguna hazaña o obra que los allá echo destacar y parecer distintos.En fin luego de tanto pensar note que la lluvia no llegaba , di media vuelta y volví a casa .aunque a paso lento pues quería darle más tiempo a la lluvia haber si me alcanzaba, aunque no lo hizo .No termine de abrir la puerta de mi casa cuando el cielo rompió en llanto , rápidamente la lluvia se transformó en tormenta así que agarre mi paraguas y regrese a la calle , di unos pasos hasta que una imagen distorsionada perturbo mi tranquilidad .por gracia de dios tuve un accionar anormal en mi , aunque no era de sorprenderme solía hacer esa clase de cosas .

observe detenidamente un pequeño y osado barquito de papel mecerse suavemente por las aguas oscuras e infectadas del canal.  esabíaia que su final era evidente el sabía que aquel punto muerto en su ruta tambaleante era una boca enorme hambrienta ,tragaba todo lo que llegaba hasta ella que lo arrastraría hacia  algún lugar quien sabe donde lejos de esta calle .pese a las circunstancias el seguía ahí  …firme sin titubear,   se encontraba calmo no pensaba ni sentía nada presenciar tal escena dibujo sutilmente una sonrisa en mi rostro pálido el frío no era excusa para el color siempre fui así . lo que había visto provocó en mi  , brotes de una gran admiración hacia esas actitudes . sin permisos irrumpí en su destino y de alguna forma salve al barquito , lo saque sin asco de las frías aguas de la cual se alimentaban los perros sin suerte que mendigaban por las calles libres y a la vez presos de su necesidad.

Sin grandes expectativas lo desarme y poco a poco vi formarse una carta , se desnudo para mi una carta entre amantes y pude contemplar todo su misterio.

La traición era sinónimo de la palabra amante pero que era realmente la traición?? .

Aquella noche divagué  muchísimo  prendí la tv aunque no veía nada luego  la pc y  daba cliks a casi todo lo que se cruzaba por el puntero del mouse leyendo en  voz alta “entre y descubra al amor de su vida” “baje de peso en tan solo 2 semanas “”felicidades usted fue elegido para un sorteo de 10.000 pesos” “alargue su pene de 10 a 20 cm “ y otras publicidades que invadían el monitor de mi pantalla con sus luces parpadeantes y sus carteles llenos de colores  .tan predecible me recosté sobre mi desordenada cama .había noches en las que solía dormir sin sábanas o almohadas por no saber en donde estaban por no buscarlas,  me recosté para perderme de nuevo en esa textura blanca del techo me hacia calmar no pensaba no existía era simplemente un estado de ánimo que me hacia sentir nada nada en absoluto y eso era genial .







Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.