Maury Zambrano

La mano de Dios

En la espera estaba

perdida, desorientada,

abrigando la grata fe,

sintiéndome esperanzada.

Unida al perfecto amor

anhelo futuros triunfos,

una mano tendida a mi

sustituye el vago rumbo donde

extraviada me hallaba.

Comentarios1

  • Maria Hodunok.

    Siempre Maury, la mano de Dios se extiende a tu lado.
    Lo escribiste de forma muy hermosa.
    Un encanto leerte. CARIÑITOS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.