Esteban Mario Couceyro

Un poemas de letras redondas

En bocas calladas se leen dentro

pues mis manos lo abandonaron

desheredado de recuerdos y olvidos

por que en sus palabras herméticas van

las miradas gastadas

en los insondables límites de la nada

de tu mirada

de mis manos descontroladas

en la lluvia de madrugada

con gritos

opacos gritos y sirenas

de la ciudad, que no duerme

en rutinas oscuras

haciendo el amanecer

que saca el miedo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.