Esteban Mario Couceyro

a orillas de la muerte

Quién ha viajado

por las orillas de la muerte

y asomado, al vértigo del amor

mira tierno, al borde del camino

como se abre una flor.

 

El imponente recuerdo

aparecido sin aviso

está frente a él

la fragilidad, de esos pétalos

y la fragancia  casi olvidada.

 

Apenas tocándola

abandona la flor

con gotas brillantes

que no dejó el rocío.

 

Entonces, el caminante se aleja

con su carga, de muerte

amor y desesperación.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.