Ramon Oviedo

Cuando muere el sol

 

No se si has visto cuando el sol se va

la vida cambia por momentos breves

la naturaleza viva se entristece

y el ave que volaba  ya no está.

 

La luz escapa con tonalidades

del amarillento al gris mas oscuro

y tu regazo que antes era duro

ahora se torna calido y muy suave.

 

Tus labios rojos, tibios y brillantes

mojan los míos con sus dulces mieles

reclamando mi amor  en cada instante

y mostrando la pasión con que me quieres.

 

Al hacerse mas oscuro, llegada la noche

entre besos y caricias el clímax aflora

vivimos un mundo de caricias, un derroche

amándonos mas que antes, mucho mas ahora.

 

Ramón Oviedo

Derechos Reservados

Comentarios1

  • Mallito

    Excelente inspiración amigo. Es un gusto visitar su espacio, que tenga un buen día.
    Saludos cordiales.
    Mallito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.