horaciojose

En una tarde cualquiera


En una tarde cualquiera de un día cualquiera
En ese momento exacto, estarás vos 
Tu mirada, tus manos pequeñas y tu silencio
Rodearán los mismos espacios de esta vida
Con la simple manera de las cosas únicas
Protegiéndome de mi insensatez
Atravesando mis dolores donde esperan
Te vas lejos ahora, dejas tus recuerdos
Como una música de puertos lejanos
Sos la amarra que me lleva pasajero
La lluvia de amor que me enternece
Y cuando el sol seque mis lágrimas
Entenderé tu dolor, tus cansancios, 
El deseo de saberte en la calma final
Volveré entonces navegando nuevas ilusiones
Con una vela mayor casi sesgada 
La mirada puesta en este amor, esta cosa rara
Sin explicación ni lógica, aparecido por vos
En lucha brutal con mi impotencia trágica
Me harás crecer de nuevo, voltearé mis ojos
Y la esperanza se hará fe
Quedará en tus manos con mis perdones
Haré una historia nueva cada mañana
Con las moralejas del saber tardío
En la entrega definitiva de mi cuerpo
De mi alma, 
Con el aprendizaje necesario
Las palabras cansadas por los años
A pesar de todo lo perdido
Me acurrucaré en tu calor pagano
Hasta que el sol nos inunde de nuevo
Construiré mañanas, días y virtudes
Con tus ojos llenos de nardos florecidos
Sobrarán razones para decirlo
Entonces, una tarde cualquiera de un día cualquiera
Abrazare tu perdón con un te quiero



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.