Donaciano Bueno

Tensa espera

Para qué me sirve el amor si ahora estoy triste.

y el futuro cercano me atenaza cada día,

si al abrir las ventanas de par en par en mi alquería

a la luz que ilumina, el resplandor se me resiste.

 

Presumir quisiera de que estoy a punto de volar,

que en este despegar prontas tengo las alas,

que presto y dispuesto estoy con mis mejores galas

que el futuro es lo mejor que pudiera imaginar.

 

Más, qué dura se hace la espera en la antesala

tan prolongada y tediosa ausente de deseos

llena de dudas, sospechas, angustia y titubeos.

 

Hoy siento que del bosque ya comenzó la tala,

ahora voy a asomarme a la ventana y otear

si veo que el invierno se aproxima. Y a esperar.

Comentarios2

  • María

    Qué grata lectura matinal, un placer!
    Abrazo,
    Meri.-

  • Raúl Daniel

    Hermano, la llegada del invierno es irreversible..
    Claro que luego (si sabemos esperar) viene otra vez una nueva primavera!!
    Saludos fraternos
    R_D



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.