Araceli Vellber

Tu corazon

Tu corazón arañó mi piel.

Del rasguño, quedó marcado mi cuerpo

Con una señal de agua azulada,

Que cuando sale La Luna, la deja blanca,

Cuando me ducho, le brota una lágrima,

Cuando lloro, mi corazón se encoge,

Como una esponja de mar que absorbe el agua salada

Y ésta agua, se introduce en mis venas

Dándole a mis labios, tu sabor a mar,

Para recordarme esas pequeñas estrellas de mar,

Y de repente ver a sus crisálidas subir al cielo

Donde quedaran, perennes y permanentes, fijadas para brillar.

Desde allí arriba, iluminar mi señal de agua azulada

Que tu corazón, en mi piel, me arañó una mañana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.