María

Querido Bar


El fin de semana amanezco temprano. El cortinado, levantado, ni siquiera puede jugar  con el  tibio sol de otoño, que me invita a saltar de la cama, con la mejor predisposición. Salgo de casa y compro un par de periódicos. Camino por el barrio en el que nací y crecí. Circunstancias de la vida me han acercado nuevamente  a estas callecitas fascinantes. Y entro a mi bar preferido. Es el mismo sitio en el que me reunía con amigos a estudiar, y es el recinto que escuchó tantas confesiones. Fue testigo de amores, de desencuentros, de pérdidas. Pero a la hora de celebrar las alegrías el dueño de casa subía la música exclusivamente para nosotros, que bailábamos hasta el amanecer. Allí mis compañeros fumaron sus primeros cigarros, mientras que mis amigas y yo ensayamos, por primera vez, cómo es esto de ir al toilette y acicalarse.  Era el punto clave, el referente a la hora del estudio y de la diversión.


Hoy el bar tiene otro aspecto pero mantiene su esencia. Sigue siendo el sitio más encantador del barrio, a la hora de la reunión o ante el deseo de cambiar de aire. Me ausenté dos décadas y sólo ha refrescado sus coloridas paredes, a la par que el mobiliario es moderno. En el bar, despojado y minimalista, se destacan el blanco y el negro. Pero es uno de “los nuestros”, es un auténtico bar argentino, que se destaca de los lindos bares de las cadenas internacionales. No tengo nada contra ellos. También los visito en la semana, de hecho almuerzo en ellos. Pero a la hora de la elección llevo mis periódicos a mi Querido Bar y me deleito horas, leyendo y trabajando en mi computadora. El sábado suelo pasar más de tres horas allí. Leo todas las noticias, chequeo mis correos y me permito un tiempo extra para el ocio creativo. Mi imaginación elevada con el contexto expande mil palabras. Los domingos estoy un tiempo más, leo los suplementos de cada edición, y me dedico a corregir los escritos del día anterior. Y llega la hora de los títulos. En casa me resulta difícil encontrar los vocablos precisos, pero aquí surgen solos…


El fin de semana paso horas en una especie de micro-cosmos. Estoy en un lugar histórico y muy representativo para mí. Y a su vez desarrollo en él algo tan novedoso como es la escritura. Conjugar la pasión de la escritura y la lectura con ese lugar soñado es algo que me alaba y me da fuerzas para comenzar la semana… Desde el lunes pasado comencé a cenar aquí, con mi cuaderno y mi computadora. No sé cómo, no sé por qué desde ese día la producción de escritos es más profusa que nunca… Ha de ser que los recuerdos calan hondo e inspiran…

Comentarios10

  • Cesar Zamora

    Muy interesante y descriptiva tu carta de hoy mi querida amiga Meri, la disfrute mucho, un abrazo

    • María

      Gracias César=) Gracias por tu comentario.
      Saluditos,
      Meri.-

    • Corazón

      Se ve bastante agradable ese bar para ponerse al día en lo que sucede en el mundo.Eso es lo que tienen de bueno los argentinos que saben mantener su manera de gozar la vida de barrio.Poco a poco surgen las historias.Que lindo es escribir a aquellos ligares tan queridos por nosotros cuando el mundo era un naipe sin barajar.
      Besos

      • María

        Qué lindas palabras, Rafal. Gracias.
        Buen martes.
        Un beso,
        Meri.-

      • Andrés Mª

        Te entiendo perfectamente María. Qué bello es disponer de un sitio así, donde uno se siente en casa, cómodamente, donde afluye la actividad interior y se traduce en escritos y sensaciones. Yo tengo otro Bar, al que voy casi todas las tardes del año, donde he escrito y sigo escribiendo el 90% de mis composiciones. Este para mí es un País extranjero, pero en ese Bar, cercano a mi río, me siento tan a gusto... Incluso hay quien le llama, el Bar do Poeta do Río.
        Precioso escrito, María, descriptivo e intimista.
        Abrazos del corazón.
        El Poeta del Amor

        • María

          =) Gracias. Me alegra que vos también tengas tu bar =)
          Cariños,
          Meri.-

        • Tu damisela enamorada

          Muy lindo!!

          • María

            Gracias Amiga =)
            Buen martes.
            Abrazo,
            Meri.-

          • Maria Isabel Velasquez

            TENER SITIOS ESPECIALES DONDE LOS RECUERDOS HACEN AFLORAR EL ALMA PARA DESNUDARLA ES HERMOSO FELICITACIONES!!!
            BONITO DÍA
            ABRAZOS DTB

            • María

              Gracias Querida María Isabel, gracias por detenerte en mi espacio =)
              Abrazos!
              Meri.-

              • María

                Gracias Querida María Isabel, gracias por detenerte en mi espacio =)
                Abrazos!
                Meri.-

              • Donaciano Bueno

                El tiempo ha pasado, el bar apenas ha cambiado ¿y tu? Una bonita estampa. Saludos

              • kavanarudén

                Amiga.
                Perdona pero no he podido comentarte antes. Ha sido un dìa completo de trabajo. Salì de casa a las 5.30 y estoy llegando ahora a las 21.15.
                Me ha gustado mucho tu escrito, ese hermoso bar compañero silente de tus experiencias, pensamiento, escritos.... me imaginé ese bar amiga y a ti que estabas sentada en tu mundo màgico y especial.
                Un fuerte abrazo.
                Dios te bendiga.


                Kavi

                • María

                  Gracias Amiguito!!!
                  Besos,
                  Meri.-

                  • kavanarudén

                    :) Dios te bendiga y acompañe siempre querida amiga.
                    Kavito

                  • Criticón

                    Bueno María, ya conozco algo de ti, tu bar... tu amor a la lectura y escritura, pero no, no dices nada de ti, eres como un poco introvertida María, y que vos se dedica periodista? poeta? Bueno saludos... Y porque regreso?

                  • rolf

                    Añoranzas de un hermoso pasado...

                    Te abrazo en la distancia!

                    rolf

                  • María

                    Gracias!! Besos!!



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.