Lina María

LA DESESPERACION DE UN DROGADICTO



 

LA DESESPERACIÓN DE UN DROGADICTO

 

Pasando por el centro de la ciudad te recordé…

Me preguntaba  ¿qué será de ti?

Tú que en ese lugar de rehabilitación me buscabas con desesperación

Esperando que yo  tuviera la fórmula para sanar tu alma desesperada

Casi todos los días acudías a consulta

Me hablabas de tu historia,  tus fantasmas, de tu soledad…

Desahogabas tu corazón hablándome de un mundo extraño

Donde tú eras como el héroe, pero  eso te hacía infeliz,

Porque habías descubierto que para dejar de escuchar tus fantasmas

Tenías que  caer al abismo del  bazuco…

Todo lo perdiste… tu trabajo, tu pareja, tu familia, tu dignidad,  tu voluntad

Y viéndote allí frente a mí me sentía tan impotente

Porque nadie tiene la fórmula mágica para sacar de esa cárcel

Tú confiaste en mí,  yo sólo te podía escuchar

Sólo podía ayudarte a entender el pasado no resuelto

Solo podía hablarte de desintoxicación y de canalización de emociones

Te juro que si en mi hubiera estado el poder de hacer en ti milagros

Tú serías de los primeros a los que mi poder inundaría…

Pero soy humana, llena de dudas, dispuesta a aprender y ayudar

Solo soy una más de un equipo que piensa las mil y una maneras de salvar

Solo que nosotros no salvamos a nadie.

Siempre escuché en muchos lugares que el que se salva es uno mismo

Pero me cuestiono eso, porque la voluntad es tan frágil en aquel que está atrapado.

Hoy te busqué entre la multitud, deseando verte renovado, diferente, tranquilo

Y solo encontré espejos de tu ¿pasado?

Vi  rostros perdidos, sucios y en otro mundo

Vi  cuerpos en el piso cubiertos con cartón

Vi  personas con ropas raídas y sucias buscando no se qué entre la basura

Y  te aseguro que deseé en mi corazón que jamás pasara.

 

Eres uno más de tantos que conocí allá

Eres un ser especial, con talento como la mayoría en ese lugar

Tus ataduras son invisibles pero no te dejan volar de otra manera

Hoy desee en mi corazón tu libertad total por siempre.

 

LINA MARIA PALACIO PEREZ

 

Comentarios3

  • Damian Santarossa

    Muy bueno. Esto que decís acá: "...porque la voluntad es tan frágil en aquel que está atrapado." Es cierto, muy cierto. Es una realidad de muchos o de pocos, pero es una realidad que nos involucra a todos. Saludos

    • Lina María

      gracias por tu comentario. Yo me sentí involucrada cuando comencé a trabajar con este tipo de personas y percibía en ellos su potencial, su fragilidad y necesidad de respuestas. Al estar frente a ellos siento la impotencia muchas veces, pero también siento esperanza porque veo en ellos todo lo bueno que tienen así sobresalga miles de fantasmas.

    • EVA ROJAS

      creo que necesitan una razón o una motivación lo suficientemente fuerte para que tengan la voluntad necesaria para salir, lo difícil es hacer que la encuentren.

      cuantas mentes brillantes se pierden en este sistema que hemos creado solo para tontos.

      saludos

    • Lina María

      Muy cierto tu comentario. La realidad es que no a todos les interesa ni conviene el cambio de los adictos porque de ellos se lucran; además el sistema que se maneja de tratamiento es insuficiente, se requiere la creatividad y entrega de muchas instituciones que verdaderamente se comprometan con el cambio de nuestra sociedad.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.