lastvoice

Al diablo

…..Y por fin decidí rendirme, decidí mandar todo al diablo, decidí doblar las manos dejar de empujar, decidí dejar de ser quien era, decidí respirar un segundo y olvidar mi fuerza, olvidar mi propósito, olvidar mi forma de pensar, decidí convertirme en un punto negro en medio de la mancha social y así de fácil como empezó mi furia acabo, desperté en la mañana sin volver a darle importancia al sol, a los insultos de mi hermano, a los reproches de mi padre, a las constantes quejas de mi madre, desperté fuera de lo que solía ser. Ese día pareció ser un nuevo despertar, hice mis obligaciones sin negociación, hice todas las cosas que me ordenaron ignore las insolencias de mi hermano, de mis compañeros, de mis padres y de mis maestros. Decidí simple y sencillamente caminar por la vida sin pensar en nada más que el próximo paso que habría de dar y ese día la ignorancia que aparentaba me libero, ese día me sentí por fin como que encajaba, pero ustedes saben que nada es perfecto a la mañana siguiente mi madre ya estaba algo preocupada pues vio que yo no era así, mi padre no lo notaba pues todo buen padre sueña con un hijo robot, mi hermano se burlaba de mi el savia que me había rendido y me llamaba poco hombre, sin huevos y otros sobrenombres insultantes, mis maestros y compañeros perdieron el interés en mi deje de ser el centro de atención y solo me convertí en uno más del montón. Las cosa empeoraron cuando empecé a dejar salir la ira, debes en vez gritaba, golpeaba la pared, me jalaba el pelo de la cabeza, de cierta forma ayudaba pero la ira fue asiéndose mas y mas y mas, justo cuando pensé que lo peor había pasado empeoro mis padres me metieron a un psicólogo porque pensaban que consumía drogas, en mi escuela me expulsaron porque decían que no estaba listos para trabajar con un loco y para cerrar con broche de oro mi novia me dejo porque me dijo que ya no le prestaba interés y en cierta forma hacia era ya nada me interesaba nada y siguió sin hacerlo. Mis “problemas psicológicos” como ellos lo llamaban siguieron “empeorando” al punto de empezar a vivir en el manicomio, la última vez que salí fue el punto más alto de lo que ellos llaman “mis crisis”, no recuerdo muy bien que paso pero al final había mucha sangre y varias bolsas negras, plumas, patas de pollo, cosas raras tal vez solo lo soñé. Decidí que por bien de todos mejor me quedarían en el manicomio, bueno eso dijo el doctor la última vez que lo vi, el doctor estaba arañado, golpeado, no recuerdo muy bien como fue toda la escena pero él estaba muy nervioso en mi presencia. Curioso ¿no? lo que me parecía la solución a todos mis problemas resulto ser lo que los empeoro y los multiplico por cien, tal vez no sea tan fácil mandar todo al demonio, tal vez el demonio, está en todas partes tal vez yo me mande al diablo

Comentarios3

  • Criticón

    La historia no es mala, es un anormal, que se vuelve normal y después lo ven peor, el cambio desajusto su entorno, el psicólogo termino loco y el endiablado...jajajajaja

  • -Ami.B-

    En un mundo de robots rutinarios, los inconformistas inadaptados
    son "los locos".
    Que mas da si tu y yo nos adaptamos diferente, esta vida es de paso
    este mundo ni si quiera nos pertenece...
    No nos queda mas que vivir y sentir.
    Tal vez viviendo como flores entre estiercol, pero aun asi produciendo un olor fragante, de entre lo pestilente del estiercol de insultos, de quejas y reproches...

    saludos! un calido abrazo!

  • Luzbelito

    Desafortunadamente, a veces, las perspectivas no son las adecuadas. No se trata de encajar en la sociedad, no es algo que ésta debería reclamarnos. Se trata de aprender a convivir y aceptarnos como somos, pero creo que el límite siempre debería ser el daño, tanto a terceros, como propio. Una nítida historia de instrospectiva para reflexionar. Gracias por compartirla, querido amigo. Un gran abrazo.


    Luzbelito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.