GAVASE

TRAS LA BRUMA SE ESCONDE MI PLEGARIA...(soneto espejado)

 

Recuerdo llovía, los llantos del cielo
mecían las hojas caducas, pastaban
las sombras bañando los riscos, bramaban
las olas blandiendo mi vida en su vuelo.

 

Moría el verano, sellada en el suelo
hallé su figura, las brumas brotaban
cercando en dulzura, ¡sus hambres saciaban
bebiendo sus vientos! Rizando su pelo.

 

Temblando mi mano ¡Ansió su cintura!
Quería tocarla donde ella fluía
cual brote de niebla que luna captura

 

y siembra su brillo donde antes plañía
un cielo cabrío sudando bravura.
La calma brotaba en toda agonía

 

al ver en mis ojos lo que acontecía
¡Un lindo vergel en toda hermosura
mostraba su imagen! Mi llanto yacía

 

callado y sereno ante esa locura
forjada en la arena, ¡entonces reía!
Por fin las plegarias segaban negrura

 

¡Calmando mis ansias, callando mi duelo!
Sellando mi llanto las risas pescaban,
donde antes morían ahora acechaban
noveles y frescos arroyos. Un chelo

 

divino sonaba vistiendo en un velo
de notas, ¡al son! sus curvas campaban
cual giros no vistos, envueltos rodaban
sin dado a fisuras y hallando mi anhelo.

 

GAVASE
(foto de la red)

Comentarios2

  • Yolanda Barry

    Te felicit tienes mucho talento.es un gran logro tu poema.

    • GAVASE

      Gracias por la visita y comentario.
      Feliz semana.

    • Julio Viyerio

      ¿Cómo no sentir deleite al deslizarse sobre la tersura de esa rampa entre la brumosa imágen reflejada y su fulgurante, real anhelo, en este soneto espejado?. Frente por frente, podemos apreciar "sin fisuras" la imágen rutilante de la pluma genial. Privilegiado, como siempre, de poder leerte. Saludo cordial



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.