Esteban Mario Couceyro

Regreso

Regreso a casa

cargando mis cosas

las obras, que no entregué

y esos malditos estudios

que me llevan mal.

 

-Que le queda poco-

¿cuanto?

-no sabría decirle

pero ponga en orden sus cosas-

¿usted cree, que si me..., opero?

-sería un milagro-.

 

Por la ventanilla

veo como llueve sobre el paisaje

respiro profundamente, cerrando los ojos

abrazo el bolso

y suavemente, pronuncio tu nombre.

 

Comentarios2

  • Ted Uriel Blade Santiago

    Sorprendente...

    • Esteban Mario Couceyro

      La vida, es una fuente inagotable de sorpresas...
      ¿cuantas vidas, vamos viviendo sorprendidos de nosotros mismos?
      Gracias

    • Carlos Manuel Larrea

      Esteban:

      me resulta difícil decir simplemente: un hermoso poema, o cosas por el estilo...

      Hacer versos es una forma de jugar...

      Sí, tengo que decirlo: es un hermoso poema!

      Un abrazo,

      Carlos

      • Esteban Mario Couceyro

        Gracias, sabes que los elogios, en cierta manera me incomodan, debo reconocer que por mera envidia a esa parte que escribe enajenado y sin pudor, pues no es él quién debe dar las explicaciones.
        No hagas caso a mi desvarío, sos generoso y yo un tonto.

        Me agradan las historias cortas, que dejan casi todo a la imaginación, de esa forma uno no tiene más que vivir un poco la situación.
        Una vez mas, gracias
        Saludos

        • Carlos Manuel Larrea

          Esteban:

          Comparto plenamente tu opinión sobre las historias cortas, que dejan casi todo a la imaginación.

          Una regla de oro es: Ni una palabra demás!

          Una cosa que se me ocurrió hace poco: Mientras más poemas uno escriba, menos posibilidades tiene de ser leído!

          La explicación es simple: son poquísimos los poemas verdaderamente buenos que uno puede en su vida producir. Digamos, como lo quiere Gottfried Benn, siete... Pues bien, quién va a tener la paciencia de buscar esos siete en un volumen de dos mil poemas? Ni siquiera el autor!

          Yo ya he quemado seis cartuchos aquí, me queda uno...


          Saludos,

          Carlos



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.