Miguel Eduarte

La verdad de algunas cosas

Caminando andamos ciegos

y creemos ver el camino,

en cada esquina se revela

los pasos devueltos al principio.

Cuando caemos maldecimos y sufrimos

no comprendiendo el destino

ni sospechamos la luz reservada

en cada huella plantada.

Son ilusiones de la mente lo vivido,

son mentiras las verdades

y es incorrecto lo percibido;

nos vemos en la cara de nuestro vecino

cuando lo amamos o lo odiamos

y luego no aceptamos

la consecuencia de los actos.

Creemos que somos infinitos,

cuando la muerte nos asecha

en cada minuto distendido.

La gente es tan incierta

porque cambia siempre su sentido

nos sentimos tan seguros entonces

de un reflejo enmudecido,

por eso les aconsejo amigos

que es mejor aceptar las cosas

como son y no como hemos creído.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.