jose teresa

Inolvidable

No quise abandonarte porque no abandonaría ese impulso 

hacia tu ser.

Me enseñaste la prudencia cuando buscaba la euforia.

Te enseñé la revolución cuando buscabas la calma.

Mano dulce, corazón, boca sensible,

busco esa tímida sonrisa de fuego que logró conmoverme. 

Ojos de luna llena y romance.

Permanece el sol, el calor, el mar,

y a veces, la memoria.

 

Comentarios2

  • Tu damisela enamorada

    busco esa tímida sonrisa de fuego que logró conmoverme.
    Una sonrisa de fuego, sería una sonrisa con picardía...jeje

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tus preciadas letras amigo José
    Saludos y amistad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.