Tula

Acuarela

Eres única y divina

cual flor que crece en la selva,

cuando pronuncio tu nombre

huele el aire a primavera

y se me antoja tu cuerpo

como un fresco de acuarela,

velos desafiando al aire,

colores cual fina tela

y tras de ellos, tu imagen,

la que de mí se apodera

y desorbita mis poros

y mis pensamientos vuelan

para plasmar tu recuerdo

en una pintura nueva.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.