Henry V

Mil refugios para el juglar de los instantes

 

 

 

Tras la revuelta matinal

la fronda del naranjo se dispersa en la tierra.

 

Hace  del aire  enramada.

 

Los trinos  van  a la ciudad. 

 

Anida  el silencio en el vaho de los  azahares.

 

Cada hoja  es  una historia  sin   trovador.  

 

El vértice  de la aurora y la mañana 

es buen refugio  para  el juglar de los instantes

 

Al  sepulcro  del torero,  en la manta  del árbol,  esparce claveles 

de un cesto La Maja.  

Sus pies  dicen   la  canciòn   de la  hojarasca.

 

Llena la infusiòn de la semana el cesto  y  el granito  los labios.

 

 Al  Hombre   de piedra,  desnudo bajo un capote, 

Guarda un  ángel su sueño,

Sus ojos adoptan  la vida  de un beso que se extingue  con el día.

                                         El alma  de un beso  es   buen   refugio... 

En su sombra  de  otoño  aguarda el retorno  de los trinos con alas  de luna;

                                              Vendrá  otra lluvia  de fronda  con  la noche,

                                                                              Lo sabe el enterrador,

                                                                                     lo sabe  su vejez,

Lo sabe  el mausoleo  de su vacío  donde esperan otra vida sus fantasmas…

 

El rastrillo amasa las hojas   con las hojas,

Van a la bolsa  de los muertos

En el bote  de óxido,

En el cementerio donde un  árbol  guarda  de un ángel

Que guarda  de un hombre  de piedra.

 

Al torero llevan flores y besos por  ser torero,

Al juglar  de los instantes     la posibilidad de mil  refugios. 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu poema amigo Henry V
    Saludos y amistad

  • bambam

    Interesante lectura amigo Henry
    abrazo cordial
    bambam



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.