Raul Gonzaga

Nuevo Prometeo

También algún día me iré, y se quedarán mis amigos,

Como los honestos testigos de lo que algún día canté;

Y recordarán a Gonzaga como el que cantaba al dolor,

El que le cantaba al amor o a esa fatua sombra que vaga,

 

Como un fantasma entre la nada, que su gran misterio guardó

Y que tan sólo develó a esa loca alma enamorada;

Mas él la compartió con todos como aquel audaz Prometeo

Que le arrebató el noble fuego a los dioses, que muy incómodos

 

Lo condenaron sin piedad, a continuar encadenado

Para sentirse devorado todos los días con crueldad;

Y es que no hay condena fatal, ni martirio más inhumano:

Que ver sufrir a algún hermano sin que lo puedas evitar…

Comentarios3

  • Raul Gonzaga

    Que mejor destino que haber nacido para amar a todos nuestros hermanos, haber robado el fuego y haberlo compartido con todos mis amigos; procurar apoyarlos y tratar de que sigan adelante; sin embargo tener que respetar las caídas propias, por su propio bien...

  • Maria Hodunok.

    Un gran poema, amigo Raúl, siempre los sentimientos expresados para todos, de manera única.
    Es un encanto leerte e ir aprendiendo.
    Me encantó leer, tu hermosa reflexión.

    Cariñitos a tu alma, poeta.

  • El Hombre de la Rosa

    Muy preciada la lectura de tus hermosas letras estimado amigo Raul Gonzaga...
    Saludos de Críspulo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.