bonifacio

Cuento corto

Como no sentir un cariño profundo con quien uno ha compartido las primeras experiencias de la vida tan unidos y ligados en todo momento?. De cierta manera yo a el lo amaba por esa contextura frágil y quebradiza que poseía. El siempre solía sonreír encantadoramente a pesar de su enclenque naturaleza. Diariamente compartimos y dividimos en partes iguales los alimentos ,  no obstante eso el sencillamente no se aferraba a la existencia. Quizás era un mal genético el que se había apoderado de su pobre y estragado cuerpecito. Resiste le hacía sentir yo con mis movimientos telúricos  por favor resiste insistía tratando de gritarlo con mi muda boca. y quizás , de algún modo algo grotesco debido a las circunstancias estrechas en que nos encontrábamos ,lo abrazaba cariñosamente  dándole  fuerzas y valor para luchar siempre tratando de insuflarle mi calor. Sonreía pero en el fondo en su interior sentía un miedo visceral. El miedo natural que se le tiene a la muerte. Si el se sentía muy débil y disminuido yo en cambio me hallaba destruido por el dolor que iría en aumento con su probable y  pronta partida y que ambos presentíamos como cosa cierta .Yo que hasta ahora nada sabía de la vida ahora si que sabía, y mucho ,y comprendía, e intuía y aceptaba …la cruel realidad.

 

Un triste día finalmente dijo no va más y la pocas llamas que le quedaban a su espíritu se apagaron como el fuego con el agua.

 

Ahora tristemente me hallaba solo.


Pero junto a mi hermano muerto.

 

De pronto escuché algunas voces alarmadas a lo lejos y desesperadas manipulaciones justo encima de mi cabeza. En pocos segundos se asomó un rayo de luz que penetró en medio de nuestro habitat y cayó sobre nosotros junto a un espontáneo charco de sangre.

Se llevaron a mi pobre hermano muerto a una blanca y pequeña sepultura.

Y a mi me condujeron a una moderna y calida incubadora.

 

 

.-Mi hijo Pedro es de carácter retraído de nacimiento. No hemos podido descubrir de donde la viene esa extraña melancolía. Le hemos dado todo lo inimaginable para hacerlo feliz pero nada le quita esa profunda tristeza que lleva en su corazón..

 

 

.-Me podría decir usted Pedrito ¿de donde le viene esa renovada alegría de vivir?

 

.-Claro que si con mucho gusto señor periodista .Esta alegría me llegó con la meditación eólica..

 

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata y amena la lectura de tu preciado cuento estimado poeta y amigo Bonifacio
    Saludos de Críspulo

    • bonifacio

      Gracias Críspulo por tu presencia siempre bienvenida en mis letras.
      Boni

    • Violeta

      MARAVILLOSA LECTURA ATRAES AL LECTOR...REFLEXIÓN Y MEDITACIÓN...BESOS



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.