Donaciano Bueno

A mi perrita Zoe

¡Zoe se llama mi perrita!
¡qué triste! la mascota está ya muy viejita.
Apareciste un día feliz para alegrar la casa,
jugábamos contigo, como un bebé de dacha,
eras nuestro juguete, fiel, tierno y cariñoso,
un muñeco de algodón juguetón y mimoso.

 

Y el tiempo fue pasando y tu fuiste creciendo,
al ritmo nuestras vidas se iban consumiento.
Testigo silencioso de nuestras risas y llantos,
como el más fiel amigo que conoce las cuitas
y mantiene el secreto hasta la última cita,
a su compromiso fiel, lo que se dice un santo.

 

Añoro aquellas tardes sentado en la terraza,

yo en la mesa sentado, rodeado de gorriones,

degustando un café en el mesón de la plaza,
cómo tu te quedabas tumbada, en ocasiones
sin éxito esperando con paciencia darles caza.

 

O cuando en la farmacia a la puerta te dejaba,
anudada a una columna del amplio soportal,
pacientemente sentada, sumisa te quedabas
observando a la gente que miraba al pasar.

 

En este último año te has vuelto insoportable,
no oyes nuestras órdenes, ladras sin importarte
molestar a los vecinos. No logramos domarte.
Escucho muchas voces: hay que sacrificarle.
Y sólo de pensarlo se me nubla el semblante.

 

Amiga, cuando faltes nos quedará un vacio.
recordando los paseos que hacíamos por el río,
del puente en la ladera de Torrelodones,

de tus ágiles brincos saltando en la maleza,
por el camino arriba de las urbanizaciones,
disfrutando de la libertad de la naturaleza.

 

Disculpas hoy te pido, para mi es una mal día
que nunca imaginé que algún día llegaría,
perdóname, mi amiga, si me pongo a llorar.
Espero que en el cielo de animales caninos
te acuerdes de los años que junto convivimos
si en algo te he fallado, me sepas disculpar.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy amena la lectura de tus gratas letras amor a tu bella perrita amigo Donaciano Bueno
    Saludos de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.