PETALOS DE NOCHE

[El dolor de un árbol...*]


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]

 

 

 

... he pensado ciegamente en lo mismo, por ejemplo:


siendo cuerpos permanecemos hundidos en la tierra,
  a veces llenando de agujeros la sangre derramada...,

otras veces actuando más de lo debido.........................,

 puliendo una extensa    s o n r i s a
      en las ruinas de las expresiones
      que se fumigan junto a los fantasmas de nuestras desgracias...,

amamos la fuerza de gravedad...,
                                       sabiendo...,
                                       sabiendo que nos escribe detalladamente el cautiverio
                                       en una gigante burbuja de cristal
                        que prontamente se quebrará en el futuro

...      ya cuando no sea entretenido exhalar las lágrimas

...      y el cielo se llené de aves marchitas
         exfoliando la libertad en cenizas
         de un árbol suicidándose

         hasta desnudar sus ramas como un arma puntiaguda

                                         torciéndose en contra de la tierra...,
                        hasta llegar a la profundidad de sus raíces...,
         tratando de...,                     dejar en libertad sus pies
                para poder quitarse el abismo de su esclavitud

...      y volver...,                           volver a aprender a volar
dejando en un impulso alérgico su exclusión existencial...


A veces, ¡NO!, siempre necesitamos aprender a respirar, 
                      sacar las raíces del sedentarismo emocional

                                                                 y quitarse ese peso,
                                                                           esa gravedad,
                                                             esa prisión de llantos
                  que enfrasca nuestra condición de ser cuerpo,
                                                                           verbo,
                                                                           carne y alma,
de ser humano, de ser vida, vida...,
                  al punto final
                  de exfoliar el dolor
                  en una lágrima
                  encapsulando la muerte
                  hasta el suspenso de los seres queridos
                  en tres reflexiones finales...

Pienso en t..., te pienso..., me pienso exist....
… y    j a m á s    e x i s t o /



... 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    ya cuando no sea entretenido exhalar las lágrimas
    ... y el cielo se llené de aves marchitas
    exfoliando la libertad en cenizas
    de un árbol suicidándose

    Nada sabemos del sistema nervioso de los vegetales amigo... Petalos de Noche... y tampoco sabemos si sufren los árboles, cuando cortas sus ramas para calentar ó cocer tu yantar de humano... nosotros no tenemos raices undidas en la tierra, para alimentarnos... en cambio los árboles tienen raices para el Sol y el aire y otras para libar la esencia de la Pacha Mama...
    Bello y profundo tu genial poema amigo...
    Un saludo cordial desde Torrelavega (España)
    Tu amigo Críspulo el de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.