Oscar Perez

La oferta diaria

La oferta diaria

 

Ofrezco un corazón de buena monta,

que ha visto sucumbir el sol entre los charcos,

que late sin saber cuál es la abeja

que monta el porvenir en los jardines de la aurora.

Ofrezco una pasión que ya pasó su cruz y cara,

que exige salvación de aquellos besos y denarios,

que canta cual la piel de las estrellas en tus ojos

y que en mi propio lagrimón buscan el mismo mar de alivio.

Ofrezco una camisa en la que cabe el mundo entero,

lavada con dolor, abotonada en cada duda

y escrita por el viento con sus mangas de frescura

y por el mismo amor que se la saca si te encuentro.

Ofrezco la verdad de una ciudad que, a más habito,

más tierna se me ve entre los cabellos y los labios,

con calles para andar detrás del pan y la alegría,

con plazas en que el mar se sienta a lamernos como un perro viejo.

Ofrezco mi final, la paz que gana el que se rinde

al canto, al mutuo ardor, a la medalla de los días,

esa que cuelga de tu fe y de las batallas en que vences

y que levanto yo contigo en la ocasión del cierto hallazgo.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

25 02 14

Comentarios1

  • Ayelén

    Un placer pasar por tu rincón.
    Saluditos, abracitos.
    Ayelén.




    • Oscar Perez

      Gracias, Ayelén, mi saludo fraterno para ti.-



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.