JOSEBERNA100

EL DOLOR DE TU AUSENCIA


Me ha dolido el cuerpo de pronto,

así de repente,

como llegan las sorpresas.

Me duele la cabeza al recordarte,

sabiendo que por siempre

viviremos separados.

 

Me duelen los labios

porque añoro tus besos,

me duelen los ojos

por no poder mirarte,

me duelen los brazos

que extrañan tu cintura,

como te acurrucabas en ellos…

 

Me duele mucho el pecho,

mi corazón se agita,

porque ya no siente

lo tibio de tus senos.

 

Me duelen las manos

porque ya no pueden deslizarse

sobre tu piel de armiño,

me duelen las entrañas

por tanto deseo reprimido…

pero lo que más me duele,

es tu ausencia y tu olvido.

 

Llevo el dolor desbocado,

no se nota

porque aprieto los labios

para no gritar tu nombre,

mis ojos esconden

lágrimas de silencio,

por tu ausencia que me hiere

a cada instante,

porque en el pecho

siento fuego sangrante.

 

Mi corazón hinchado

quiere romper su marco,

quiere estallar

como ardiente granada,

para alumbrar

la oscuridad de la noche,

así me encuentra el alba

en cada madrugada. 

José Bernardo Romero Núñez

         BERNA

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.