sentier

Ajeno del mundo

Los terruños caen de los piojos,

tragado estoy dentro de la boca del pais,

me siento acongojado,

truenan mis ojos,

lo que ven son solo campos de maiz.

Desierto morboso

de la superioridad sobrada,

campante esta mi campaña

en el ojo de huracan,

si algun dia me buscaste y fui callada,

la voz dejara su verde clamor.

Ajeno de mi ser,

no manejo la rudeza del grito,

que desesperado

se convierte en narciso.

Principio de seguridad,

bailo en el limbo de la soga,

contrato calamidad

y sin mas cuestion

me asujeta y me ahoga.

precipito mi marcha,

sin mas búsqueda no la hallo,

me siento y me callo,

que el rayo va hacia mi sin bacilo

sin filo, no lo pillo

el equilibrio perfecto,

lo correcto me corroe

y me pide el insesto

en esta sociedad sin vida

con saliva corrosiva.

Prefiero el muñeco

que mira fijo a los ojos

aunque miedo me produce,

confidente quien lo dude.

Los vidrios en la acera

quebrados por aquel domador

busco fijo su mirada

calmada de corrector

anfitrion de la boda,

sin marido sin mujer

costado a costado

los invitados al cuartel

. La salida esta próxima,

no se si estar o partir,

vivir por fin la ansiosa senitud,

que la quietud no me comparta

con la parsimonia virtud

quiero la alocada verdad

y llegar al extremo,

una vida de vertigo,

infinito de placer

rodar como ansié

y contar como amé

dejar la huella

de que al fin terminé bien.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy agradable la lectura de tus versos amigo Sentier...
    Saludos y amistad desde Torrelavega...
    Críspulo, El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.