guillermo moscoso

soñaba que soñaba

soñe que soñaba; que era parte de

una realidad, absoluta fisica y real, no

oscilaba para nada en lo mistico o lo

anormal.

 

despues aparentemente despertaba y

me miraba ensimismado, con temor y

alivio de haber escapado, de no

permanecer perenne en esa celda

encerrado.

 

pero que sueño perfido, ya que aun

me encontraba tan lejos e ingravido de

una realidad mas cabal, mas terrenal y

menos espiritual. Esto ya que aun 

permanecia preso en el sueño todavia,

hasta que por fin volvi ala vigilia, hasta

que por fin volvi ala vigilia.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy agradable la lectura de tus versos amigo Guillermo...
    Saludos y amistad desde Torrelavega...
    Críspulo, El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.