Donaciano Bueno

El teléfono

¿Cómo puedo besar la voz que a mi me besa,
tan erótica, susurrante, atractiva y deliciosa,
que de sutiles aromas transpira el olor a rosa
y de placer a mi me embriaga y me embelesa?

 

Corriente alterna, tu vas y vienes con destreza
desde unos labios rojos delirantes, deliciosos,
de miel plagados y ósculos suaves, amorosos
a los temblorosos oidos expectantes de mi oreja.

 

Ondas herzianas que a mi corazón le desenfrena,
aurigas de sensaciones que provocan mi delirio,
a veces cruel trasmisor de noticias que el martirio
en condena conviertes para yo morir de pena.

 

Aunque no seas nada más que un sencillo aparato
rodeando el misterio a tu alma etérea acompañas,
capaz eres de emocionar o con tan fiera saña
suplicarle a tu odioso interlocutor un mejor trato.

 

Cuando contigo estoy y el tiempo muerto pasa
raudo y ufano -risas o llantos- mi espíritu aprendiz
tan absorto está momentos tantos que en esa liz
vivo feliz como un torero vitoreado en una plaza.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    ¿Cómo puedo besar la voz que a mi me besa,
    tan erótica, susurrante, atractiva y deliciosa,
    que de sutiles aromas transpira el olor a rosa
    y de placer a mi me embriaga y me embelesa?

    El telefono es uno de los causantes de haber perdido el placer de escribir una carta a la familia y amigos estimado Donaciano...
    Bello tu poema amigo
    Saludos de Críspulo

    • Donaciano Bueno

      Tu sabes muy bien que en unos versos a veces hay alguna estrofa que te sale redonda. Quizás ese es el caso. En cuanto a tu lamento es bien cierto más tu ya sabes que en la vida no se puede tener todo a la vez.
      Un abrazo

    • Ayelén

      Un placer pasar por tu rincón.
      Saluditos, abracitos.
      Ayelén.

      • Donaciano Bueno

        Muchas gracias por la visita. Espero te guste.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.