JOSEBERNA100

QUE TU SEAS MI DUEÑA


 

A media tarde

de un día florido de mayo

sobre tus brazos,

sin quererlo yo,

sufrí un desmayo;

la luz dejó mis ojos

sin vivacidad,

el aire denso pesó

sobre la gris ciudad…

 

O fue el calor

tan duro y sofocante

que me hizo desvanecer

en ese mismo instante,

entonces anhelé

el frío de invierno

porque sentí que estaba

en el ardiente infierno,

busqué el aire fresco

que ligero se propaga

al sacarme del pecho

la punzante daga.

 

Cuando por fin

el aliento recobré,

con los pasos firmes

solo caminé

como si el suelo

fuera sólido y recto,

la vida enmarcada

con un trazo perfecto.

 

Porque mi cuerpo

se fusiona con la razón,

el alma romántica

con mi corazón;

con la luz de la tarde

casi muerta

la inspiración en mi ser

se despierta…

 

La forma real

de un poema irrumpe

cuando mi sueño loco

se interrumpe.

no soy más que un ente

que vive y piensa

sobre la eternidad

que ya comienza.

 

Un ser que se conmueve

con tu adorable risa,

que se va consumiendo

cada vez más aprisa.

soy un joven

que siente, ríe y sueña…

porque sólo anhela

que tú seas mi dueña.

 

José Bernardo Romero Núñez

         BERNA

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata y amena ha sido la lectura de tu poema amigo Joseberna100
    Saludos y amistad
    Críspulo el de la Rosa

    • JOSEBERNA100

      GRACIAS AMIGO, YA TE ESTRAÑABA, SALUDOS



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.