RICARDO ALVAREZ

1-UN DERROCHE DE UVAS - 2- SE ESCAPA POR SU BOCA

1- UN DERROCHE DE UVAS

 

Que suenen los violines ebrios

de trementina en los largos hilos

verdes del pino.

Que se escuchen las campanas de los

cerros en un festival de alambres

donde se desenrosca tu pelo/

.

Que el arrullar en eco de palomas

traiga un festival de frenesí en la foresta.

En otro plano

que se haga lenta la pleamar

hasta inundar nuestros cuerpos de arenaj,

aguas arriba del salitre, vuelo dulce

de gaviotas,

Orquestado rumor de caracolas,

ostras en mitad de cada ola

nácar reluciente de estuche,

resguardo de esfera perlada/

.

Ay amor,

que infinito el paisaje

que se pega al alma y danza en las pupilas

de los ojos brillantes/.

Emborrachemos nuestras bocas

de blanquecinas violetas,

que el agua no detenga

la multiplicación eléctrica

en tus frescas caderas/

 

Que el poniente se haga de purpuras y

el crepúsculo nos talle

como estáticas figuras,

inclinando las bocas de la tarde

en el roce de dos islas naranjas

que tiernamente

se acarician con los labios/

 

Con afortunada pasión la espuma azul

nos carga dinamizante

bajo la enérgica luna

que asoma su vestido lácteo

con ornadas lentejuelas oscuras.

Que nos fotografíe la vida

cuando rodamos

en napas submarinas

cual dos delfines apareados,

hijos de lejanas colinas/

Anclados entre los sonidos de la tarde

y el silencio urdido de la noche,

Mordiéndonos los labios

en un derroche salvaje

de uvas a borbotones

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

----------------------------------------------------------------------

2- SE ESCAPA POR SU BOCA

 

 

Se escapa por su boca

un encordado de sueños,

lloran las cuerdas del arpa

como el agua gravitando sus mejillas.

 

Urde una telaraña de sinfonía

para pescar mis suspiros.

Es mi bien amada

la que flota en mi alma.

 

Tiene dos balsas de labios,

un rosado foso de garganta

donde su lengua se escapa

de la cisterna de su boca.

 

Con sus labios de braza

y viable madero

de roce ansiado,

en mi desértica boca

planta palmeras de oasis

con su aliento.

 

Arma pérgolas rojas en el lecho,

suena el reloj de la hora

en los instantes de la gloria

pero ella regresa en luna plena

a remontar el placer en aurora/

 

En paráfrasis amplio incorpora el deseo

precipitándose al torrente descalza

con sus pies mojados de infinito rio,

toca mis sentidos de ascuas

y somos dos rayos parpadeando

con los iris enardecidos

 apagando la sombra/

 

 

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata y amena ha sido la lectura de tus grandes poemas amigo Ricardo
    Saludos y amistad
    Críspulo el de la Rosa

    • RICARDO ALVAREZ

      un honor que agradezco críspulo. perdón por mi demora poeta. mis saludos de amistas



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.