Jorge Brindis

No importa el precio

Saltar a la luna, obsequiarte el cielo
vaciarte un mar por tu desprecio.
Apagar el sol y alargar tus noches
vencer a la muerte y por tus reproches.

 

Capture un sueño y libere un alma
moví a la tierra y sigues en calma.
Encontré el grial, forje la dulzura
Reconstruí Troya y tú en tu armadura.

 

Destruí la maldad y supere la utopía
frene un tornado y sigues impía.
Desgarre el oricalco y hallé la pureza
salí del limbo en una pieza.

 

Renunciaría al cielo para encontrar tu perdón, aguantaría un milenio de humillación.
Una mirada dulce es lo que anhelo y solo esa mueca es lo que obtengo.
No puedo culparte, es lo que merezco por tener el descaro de no ser sincero.

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Brillante poema.

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata y amena ha sido la lectura de tu poema amigo Carlos13
    Saludos y amistad
    Críspulo el de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.