Ludvaldo

SEGUNDO SONETO A ULISES

Arduo, arriesgado, largo y fatigoso,
Caribdis con Escila y las sirenas
más Circe y Polifemo y otras penas,
hicieron a tu viaje, y peligroso

como otro no hubo nunca, y más famoso
que aquellos de los cuales están llenas
las historias innúmeras y amenas,
¡oh, Ulises, rey de Ítaca glorioso!

Ejemplo inmejorable es hoy tu andanza
de astucia, de coraje y de prudencia,
con Circe y con Calipso de templanza

y siempre de constancia y de paciencia,
joyas que dan del buen vivir la ciencia
al sabio que, admirable, las alcanza.

 

Osvaldo de Luis

Comentarios2

  • Julio Viyerio

    Un precioso soneto Ludvaldo, muy clásico y con rima ajustada consonante, como los que a mí me gustan mucho. Te felicito. Julio Viyerio

    • Ludvaldo

      Muchas gracias, Julio Viyerio.

    • El Hombre de la Rosa

      Una hermosura tu soneto amigo Ludvaldo
      Saludos de Críspulo

      • Ludvaldo

        Gracias.
        Un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.