Nevertrust

Después del catorce.

Un dolor punzante,

una enfermedad grave,

un silencio espeluznante, 

ella sólo busca alguien quien la ame. 

 

Nadie la busca por su aspecto

uno de los pocos de ser perfecto

14 de febrero y lágrimas tiradas

ahí está ella, con sus rodillas desgastadas.

 

Su hermosa cabellera rubia

sin un cabello que se le una. 

El corazón pide un descanso

y alejarse del mundo amargo. 

 

"Un experimento" así la llaman 

ojalá que por sus mentiras en el infierno ardan

Ella es una niña dulce e inocente

que llegó a la manos de un hombre poco inteligente. 

 

Todo ocurrió por el único doctor 

lo demás fue por dolor. 

Entre drogas y adicciones, a su madre perdió

y entre botellas y ambiciones, su padre murió. 

 

Nunca escucho "te quiero" 

sólo la pequeña conoció a personas que buscan dinero 

La receta; sólo adicciones

la pequeña, sin razón, sintió inyecciones. 

 

Una enfermedad que mata

que con el tiempo no sana. 

La niña con el corazón en la mano

busca ser feliz por un rato. 

 

Cierra los ojos con cuidado

con eso encuentra a su ser amado. 

Un hermoso y tierno amor

un amor sin una pizca de dolor. 

 

"Ven conmigo, corazón" 

le dice el muchacho con toda la razón 

"En el mundo te maltratan,

ven a donde te aman." 

 

"Todo puede mejorar" 

le replica la muchacha sin razonar.

"No si te quedas aquí"

y la niña se niega aun así. 

 

Menea dulcemente la cabeza,

dejando ver su cara de princesa. 

Una verdadera belleza

una dama pequeña. 

 

Cuando la pequeña empieza a pensar

se da cuenta que él si la va a amar

Todo su pasado la lastima

¡Niña, piensa en ti misma! 

 

Con amor, toma la mano del muchacho

sintiéndose feliz por un rato, 

unas alas la elevan al cielo 

olvidando las brasas del infierno. 

 

Un sonido dulce y suave

indica que es libre. 

Libre del mundo 

que es el verdadero infierno. 

 

15 de febrero, ella es feliz 

15 de febrero, en su honor regalan dulces de aníz 

15 de febrero y el mundo no cambió 

pero ella es feliz, porque finalmente murió. 

Comentarios2

  • Christian Vivar

    Sé que tu amiga disfruta desde arriba - mejor acompañada - de este poema en honor suyo. Yo también lo disfruté, un abrazo amiga.

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu gran poema estimada amiga Mariana
    Saludos de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.