Ramirez Adrian

Solecito, ¿dónde estás?

Dentro de un rato te diré
que ya no estamos solos
que no necesitamos la luz para mirarnos
ni las sombras para ocultarnos

Ten paciencia
el fúnebre Sol se eclipsa rápido
entre montañas torcidas
y nubes con formas abstractas
realzan la belleza que nosotros,
los mortales,
no observamos a simple vista

No te enojes si dejas de verme
al final del ocaso
no pierdas tu mirada del cielo
no olvides que estoy lejos
pero a tu lado

¿Lo ves?
El Sol ya no está 
y el cielo se nota gris
por la ausencia del gigante 
¿Y qué sientes?
-"nada, como de costumbre"-

Así, 
acostumbrado ando
de brillar todo el día
para tus ojos que no me observan
y me lleno de sentimientos abstractos
entre riscos de montañas absurdas
que no conozco
ni son de mi.

Aun así,
todo los días al despertar
miro el amanecer
con lágrimas de entre mis ojos
porque el Sol como nace se esconde
y me da miedo
que la luz de mi alma
luciente de ti
una mañana
no se alce entre las montañas
y se quede en penumbras 
indicándome que mi Sol a muerto
y que ya no me encuentro 
en tu mirada.

Comentarios1

  • adriana dellanira

    no olvides que estoy lejos, pero a tu lado, esa parte me encanto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.