José Manuel Reyes

Amor andino

Zampoña y bombo sonando

y ese charango lamentando

una cazorio se realizaba

bajo una verde y colosal ramada.


He aquí en novio, un hombre

 muy fuerte y muy valeroso;

no era ni rico ni pobre,

pero él iba a ser buen esposo.


He aquí la novia, una mujer

blanca y pura como paloma,

dominante de su idioma

y de duro su humilde ser.


El novio cayó muerto, justo

ante que se realizara la boda,

murio en medio de los arbustos,

y aquella paloma le dedicó esta oda.

Comentarios1

  • rolf

    Trágico fin da origen a tus letras; último homenaje al amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.