josemiguel

En el jardin de mi casa

En el jardín de mi casa, las rosas gritan tu nombre,
Porque dicen que no han visto la mujer que las recoge;
¡Pero que la van ver!, si muy lejos te has marchado,
Y ellas siguen floreciendo soñando estar a tu lado.
 
Pero tú que las dejaste cuando aún eran capullos,
Ellas te siguen llamando como yo con mucho orgullo;
Te amaban igual que yo y florecían alegres,
Porque cuando las cortaba llevabas una a tus sienes.
 
Sus colores muy brillantes como el sol de la mañana,
Y su aroma embriagante entraban por tu ventana;
Y allí tú y yo muy dormidos respirando esa fragancia,
Nos dábamos un abrazo sin importarnos más nada.
 
Esta tarde bajaré para regarlas cual siempre,
Y de ti comentaré que te he visto nuevamente;
Y que conservo cual ellas la esperanza de un regreso,
Y así las recogerás, mientras nos damos un beso.
 
Entonces rosas y yo, estando tú con nosotros,
Ya no habrá melancolía que nos rompa el corazón;
Veremos crecer las rosas en el jardín de mi casa,
Y yo te diré mi amor, mientras tú, fuerte me abrazas.

 

Copyright "©" Derechos Reservados 2014
José Miguel (chemiguel) Pérez Amézquita




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.