Tula

Al margen de la luna

 

Penetré en tu interior

por una puerta clandestina,

al menos supe

que cuando me emociona tu presencia,

no estoy sola,

se que tus músculos se estremecen,

que tu corazón galopa sin control,

y si tomo las bridas

nos apresará el frenesí

y arderemos como el sol,

en el sol,

es muy fría la luna

para una pasión volcánica,

la dejo al margen.



También he sabido de antemano

que estamos distantes en el tiempo,

por ello salí sigilosamente,

mis pies cual flor de algodón,

dejaron atrás el laberinto,

me he fosilizado a la espera,

porque se,

que un volcán no yace eternamente,

porque se, que detrás de esa puerta,

estás tú.





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.